Durante los últimos ejercicios las diferentes comunidades autónomas han ido aprobando y concediendo ayudas extraordinarias y directas a entidades y autónomos para mejorar la solvencia como consecuencia de los efectos financieros de la pandemia de la COVID-19.